domingo, 2 de enero de 2011

El último de los Kennedy se retira de la política




Durante los últimos 63 años de la historia de Estados Unidos, un Kennedy ha ocupado siempre algún cargo electo en Washington. Pero esa distinción tiene los días contados. Exactamente el mismo tiempo que le queda a Patrick Kennedy como diputado federal por Rhode Island antes de que empiece la nueva legislatura a principios de enero.

Según escribe el ABC de España, al negarse a seguir luchando por su escaño en la Cámara de Representantes, el hijo del fallecido Ted Kennedy interrumpe  la tradición de la dinastía más legendaria en la política estadounidense.



A modo de despedida, Patrick insiste estos días en que no tiene remordimiento alguno a la hora de abandonar a los 43 años su carrera en Washington.

Su argumento es que la tradición de su apellido "fue siempre el servicio público no necesariamente ocupar un cargo electo".

Sus planes de futuro pasan por escribir un libro sobre estigmas basado en su experiencia personal y convertirse como algunos de sus parientes en prominente activista a favor de causas humanitarias. Sus esfuerzos se van a centrar en promover investigaciones médicas sobre el cerebro.

Algunos insisten en que el hermano de Patrick, Edward Kennedy junior, podría dejar el ejercicio de la abogacía en Connecticut para saltar al ruedo político. Otros barajan la posibilidad de que la viuda de Ted Kennedy, Vicki, o su sobrino Joe Kennedy intenten recuperar en el 2012 el puesto por Massachusetts en el Senado que contra todo pronóstico ganó el republicano Scott Brown.

Por el momento, las ambiciones de los Kennedy quedan limitadas a un puesto de concejal en Santa Mónica, California, ocupado por Bobby Shriver. Pero el hijo de Eunice Kennedy Shriver, hermana de JFK, insiste en que su desembarco en la política municipal no ha sido para prolongar el legado de su familia.

Durante los últimos años, la infalible capacidad electoral de los Kennedy en las filas del Partido Demócrata también se ha visto cuestionada. Kathleen Kennedy Townsend, hija de Bobby Kennedy, fracasó en su intento de convertirse en gobernadora del Estado de Maryland. Mientras que Carolina Kennedy, la hija de JFK, tampoco logró ocupar una vacante en el Senado por Nueva York.

Como explicaba hace unos días el analista político Darrell West en las páginas del "New York Times", el retroceso de los Kennedy "es bastante dramático y simbólico del declive de sus posiciones de izquierda" en un país cada vez más conservador.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada