lunes, 14 de marzo de 2011

¿Sabes cómo dividir una cuenta?




Saliste a comer con tus amigos y llega el odioso momento de dividir la cuenta. No va a ser fácil, pues José pidió como 3 copas más de vino, Mariana ordenó postre y tú pediste agua mineral y una pasta a medias con Claudia. ¿Cuentas separadas o división por igual de la cuenta? Aprende acá qué es lo correcto.

Si tienes menos de 25 años...

Lo más probable es que andes un poco misio. Es por eso que es perfectamente aceptable que mires la cuenta y pagues exactamente lo que te corresponde (porque ya sabes, esos 20 soles de diferencia son unas cuantas cervezas más tarde). Eso sí, por más pobre que estés, no olvides poner la parte de propina que te toca. La gente nota esas cosas.

Si tienes menos de 25 años y tienes una billetera abultada, no seas roñoso con los amigos y paga la cuenta de vez en cuando. Ellos lo apreciarán.

Si tienes más de 25 años...

¿No tomaste vino? ¿Comiste pasta en lugar de un buen filete? ¿Pasaste del postre? Bueno, mala suerte, nadie te obligó a ello: igual tendrás que pagar tu porción de la cuenta, dividida en partes iguales. Puede ser injusto, pero es parte del contrato social que uno firma cuando se convierte en adulto. Claro que hay excepciones -por ejemplo, llegaste tarde y sólo ordenaste una copa-, pero aún así todos esperan que añadas algo de efectivo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada