lunes, 28 de marzo de 2011

Los cinco juegos alcohólicos más peligrosos del mundo








Las previas, momentos antes de las salidas a locales bailables, se convirtieron en una postal repetida e incorporada por la juventud. El alcohol y la diversión se fusionan para crear, en algunos casos, juegos peligrosos. PlanetaJoy presenta cuáles son los cinco más arriesgados. 


1. Eyeballing 
Nació en el Reino Unido y se extendió al resto de Europa y América a través de YouTube. Quienes participan de este juego no sólo corren el riesgo de intoxicarse con alcohol, sino que también pueden perder la vista. Consiste en volcar vodka puro en el globo ocular, para lograr una borrachera instantánea. El potente destilado remueve la membrana que protege al ojo, quemando y rasgando la cornea. 


2. 21 x 21 
Inspirado en la Hora Power, este juego tiene un solo participante y se practica únicamente en el día de su cumpleaños número 21. El agasajado debe tragar 21 shots de un destilado o una mezcla de bebidas en la menor cantidad de tiempo posible. Una manera de celebrar el pasaje a la adultez que puede provocar intoxicación. 



3. La Hora Power 
En este juego, los participantes beben un shot de cerveza por minuto durante 60 minutos, para comprobar su resistencia al alcohol. Al ingerir grandes cantidades de esta bebida alcohólica en tan poco tiempo, se embriagan con rapidez y ponen en riesgo su salud por el vertiginoso aumento de alcohol en sangre. 


4. Manos de botella 
Se trata de una carrera en la que los participantes compiten por terminar dos botellas de cerveza de un litro cada una pegadas a sus manos con cinta. Al no poder utilizar las manos, especialmente a la hora de ir al baño, deben vaciar en el estómago la bebida lo más rápido posible. En algunos casos, después de beber, deben romper la botella para liberarse. 


5. Caminata del hombre muerto 
Los participantes de este juego deben beber mientras caminan, a razón de un vaso por cada paso que dan. El objetivo es saber cuál de ellos es capaz de caminar más lejos sin caer de bruces al suelo. Dado que, inevitablemente, alguien se da la cara contra el piso, la caminata termina, en el mejor de los casos, con moretones y rodillas inflamadas. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada