sábado, 25 de diciembre de 2010

Un año de música: Los mejores discos del 2010




01.- “The Suburbs” - Arcade Fire. Convertidos en una realidad desde su aparición en 2004, cada una de las producciones de este colectivo musical canadiense es elevada a la categoría de “obra maestra” por la mayoría de publicaciones en el mundo. Arcade Fire no consigue escapar de esta etiqueta con “The Suburbs”, una estampa nostálgica de la infancia en un barrio de la clase media canadiense. Poesía urbana y excitantes pasajes de punk, art rock, música barroca, synth pop y locura psicodélica, una auténtica ópera rock del desencanto en las calles.

02.- “Brothers” - The Black Keys. A veces la ira consigue hacer grandes discos. Dan Auerbach y Patrick Carney, los dos cerebros detrás de The Black Keys, estaban peleados luego de que el segundo se enterara de que su compañero había lanzado un disco solista mientras leía el diario. Dan estuvo distanciado de Patrick durante meses, hasta que se enteró que atravesaba una severa crisis por separarse de su esposa, y compuso las 14 canciones de “Brothers” en honor de su herido partner. Una pieza cubierta deliciosamente por capas de blues, punk, rock sucio concretó uno de los discos del año y una de las mejores declaraciones de amistad de todos los tiempos.


03.- “Plastic Beach” - Gorillaz. Damon Albarn ya alcanzó la altura de los grandes y versátiles compositores británicos. La tercera producción de su creación virtual, en colaboración con Snoop Dogg, Mos Def, Gruff Rhys, Lou Reed, Little Dragon y Mick Jones, congrega diferentes colores de orquestaciones, hip hop, electrónica, funk, pop y rock que instala una verdadera fiesta envasada en un aparato interactivo muy efectivo, donde brillan “On Melancholy Hill”, un tema inmenso y atemporal, y “Stylo”, que es presentado como un soul alucinógeno altamente nocivo.

04.- “Entre los que Quieran” - Calle 13. Precedido por el lanzamiento del detonante sencillo “Calma Pueblo”, una pieza de “rap heavy metal” al estilo de Rage Against The Machine,  el dueto de música urbana firmó una nueva declaración de principios sobre sus fronteras de sonido. “Directamente desde Puerto Rico, la colonia más importante del mundo, y el único lugar donde le prestan más atención a Miss Universo que a la educación”, aparece el primer disparo de Residente en la intro del CD, confirmando que lo suyo es la subversión cultural. Hard rock, mucha experimentación folclórica y la “frente siempre en alto”, son los principales baluartes de este disco, que es más nocivo que cualquier discurso político. Ah, incluye a nuestra Susana Baca.

05.- “My Beautiful Dark Twisted Fantasy” - Kanye West. En el año en que fue calificado como uno de los tipos más insoportables de la industria norteamericana, Kanye West se las arregló para crear más polémica con uno de los más importantes álbumes de 2010. “My Beautiful Dark Twisted Fantasy” es algo así como la versión urbana contemporánea del libro del Apocalipsis, contada por un profeta del ghetto que ve cómo el mundo se cae a pedazos. West consigue un disco épico, conceptual, arrogante y grandilocuente ayudado por Nikki Minaj, Jay-Z, Rick Ross, y Justin Vernon. Hip hop sin los clichés del género, música del fin del mundo", reseñó en su momento Cuchara Sónica.

06.- “Congratulations” – MGMT. El segundo disco de una nueva banda siempre es determinante, y normalmente todos siguen la misma senda del primero para consolidar su sonido y establecer sus límites. Sin embargo, tras el prometedor primer trabajo del dueto MGMT, el grupo se arriesgó por algo conceptual y denso. Sin himnos ni sencillos pegajosos, el espíritu de los Beach Boys inunda el CD, una alegría sostenible y una evocación por el surf rock más psicodélico. Todo está cuidadosamente ensamblado y hasta sus devaneos punk están equilibrados (“Brian Eno”). Un nuevo comienzo luego de una primera vez gloriosa.

07.- “Sale el Sol” - Shakira. Despojados de cualquier prejuicio, debemos destacar la primera producción de la colombiana totalmente equilibrada entre lo latino y lo anglosajón, entre lo merenguero y lo rockero, entre lo kitsch y lo snob. En “Sale el Sol” encontrarás inquietantes paseos caribeños como “Loca” y “Waka Waka”, pero también tendrás la oportunidad de encontrarte con el lado melódico y hasta rockero de la compositora con “Mariposas” y “Devoción”. Si hay algo que reconocerle a la barranquillera es que trabaja y le pone onda a lo suyo. Sí, esta vez lo hizo muy bien.

08.- “Contra” - Vampire Weekend. ¿Se puede hacer un gran disco de 30 minutos de duración? Claro que sí. “Contra” es sutilmente más experimental que su anterior placa: muchas texturas, menos ganchos, apasionados pasajes de ska, piano clásico, instrumentos de cuerdas. La facilidad con la que el combo se apropia de diferentes géneros musicales es sorprendente y lo hace con absoluta creatividad. Influenciados por The Clash, consiguen que sus líricas sean más profundas y divertidas por momentos. Otro fenómeno de las redes sociales que se convirtió en una piedra angular del nuevo rock independiente.

09.- “This is Happening” - LCD Soundsystem. James Murphy, el “David Byrne” detrás de LCD Soundsystem, se sale con la suya una vez más. Altos niveles de creatividad y una afronta electrónica salpican cada uno de los surcos de esta tercera producción de los neoyorquinos. Murphy se las ingenia para crear beats con lo que encuentra, piezas agresivas, psicóticas y emocionantes, rock del nuevo siglo.

10.- “Come Around Sundown” - Kings Of Leon. Esta banda nunca se contenta con el lugar que ocupa. Luego del masivo éxito de “Only By The Night”, disco que los puso en el Olimpo del rock mundial logrando alternar con U2 y haciendo que los nombren como sus “sucesores”, el clan Followill retomó sus sonidos iniciales con temas basados en rock sin demasiada producción. El reto era grande y consiguió llamar la atención. Y, por sobre todas las cosas, ya se puede hablar de un sonido “Kings Of Leon”, uno crudo y pesado, pero con matices melódicos sensibles.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada