jueves, 23 de diciembre de 2010

Como Construir Tu Propia Granja De Hormigas






Como conseguirlas:
Para nuestra granja de hormigas tendremos que capturar algunos ejemplares en el campo. Desde luego, no es sencillo. Bajo las rocas o maderas podridas, podemos encontrar hormigueros, de donde tendremos que recoger a la reina y a sus crías rápidamente, antes de que se escondan. Cogeremos con una paleta a los insectos y los dejaremos en un tarro que tenga vaselina en la abertura, para evitar que las hormigas se escapen. Una vez capturadas, sólo tenemos que introducirlas en su nuevo terrario.

Si a la reina que hemos cogido no se le caen las alas una vez transcurridas unas horas, tendremos que capturar otra, porque sólo nos vale una reina fecundada, y a éstas se les caen las alas sólo cuando ya se han apareado con éxito. Con las primeras lluvias de primavera podemos encontrar en el campo hormigas reina con alas que salen al exterior para reproducirse.

También tendremos que capturar algunos machos, que tienen menor tamaño que las reinas y también tienen alas. Es sólo cuestión de práctica reconocer adecuadamente a los miembros de la 'Casa Real' de estos insectos.




Construir la granja:
Para hacer un terrario necesitaremos dos planchas de vidrio o metacrilato, grandes, del mismo tamaño, que irán separadas entre sí por 1 cm. Con cuatro listones de maderas taparemos el terrario, cerrándolo por los huecos de 1 cm. que hemos dejado entre las planchas. Para ello podemos usar pegamentos fuertes o silicona.

En los laterales se hacen dos agujeros. El primero nos servirá inicialmente para llevar a las hormigas al terrario; después nos será útil para conectar el hormiguero a otros, o para alimentar a los insectos. El segundo agujero estará conectado a un recipiente con agua, que proporcionará humedad a la colonia. Cubriremos el tubo de agua con un algodón para que el líquido no salga demasiado rápido, aunque tendremos que renovar periódicamente el algodón, ya que puede ser fuente de bacterias patógenas.

Para rellenar el terrario, lo ideal es usar la tierra de donde procede la hormiga que vivirá en nuestra colonia, aunque cualquier sustrato, excepto los ricos en materia orgánica, suele ser apto. Retiraremos los restos orgánicos y las piedras, y la esterilizaremos poniendo la tierra en un horno microondas un par de minutos a máxima potencia y después dejándola enfriar en el congelador diez minutos. Repetiremos la operación dos veces, humedeciendo la tierra antes de meterla en el microondas.


Mantenimiento :
El terrario tendrá que estar en cierta penumbra, sobre todo las zonas de cría, que deben estar en completa oscuridad. Los primeros cuidados consisten en mantener la humedad y evitar que se pudran los alimentos que utilizamos para la nutrición de la colonia.

Para saber qué comen las hormigas que tenemos en el terrario podemos hacer pruebas con el alimento, o bien observarlas en su hábitat natural. Aunque la mayoría son omnívoras, también las hay que comen sólo semillas, insectos muertos más pequeños o el néctar que segregan ciertas larvas de insecto.

Es muy fácil alimentar a las hormigas granívoras, ya que con el alpiste que se da a los pájaros domésticos es suficiente para nutrirlas como es debido. Por último, es muy importante no excederse a la hora de dar de comer a estos invertebrados, ya que pueden aparecer hongos en la colonia.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada