domingo, 20 de febrero de 2011

¿Puedes 'enamorarte' de tus gadgets? Estudio dice que sí




Mucho de nosotros pasamos horas con nuestros ordenadores portátiles, teléfonos inteligentes, consolas de juegos y otros aparatos. Ellos van y vienen con nosotros a todas partes, y cuando uno falla, es a menudo difícil de seguir sin sustituirlos de inmediato. Ante esto, uno se pregunta lo siguiente: ¿puedes realmente enamorarte de una posesión? Investigadores de la Universidad Estatal de Arizona dicen que sí es posible.

Es normal que las personas se adhieran a los objetos que ellos creen que transmiten parte de sí mismo. Pero después de varias entrevistas con propietarios de automóviles, de armas y dueños de equipos, investigadores describen un fenómeno que llamaron "el amor por posesión material", en el que una persona "se convierte en un apego emocional a los bienes como sustitutos reales en lo que se asemeja a una relación humana".

Los estudios encontraron que los que presentaban este tipo de amor por sus posesiones materiales pasaron significativamente más tiempo y dinero, prodigando con complementos y servicios adicionales.



De hecho, encontraron que los propietarios de armas en promedio gastan seis veces más dinero en ellas que en otros materiales, mientras que los propietarios de ordenadores pagan alrededor del doble de dinero en sus aparatos.

Sin embargo, el estudio hizo más que igualar el amor con la cantidad de dinero gastado en una persona o cosa. Extensas entrevistas con los participantes en un espectáculo de automóviles reveló que muchos de ellos trataban a sus coches como personas o como marcas de moda.

Por ejemplo, un participante de una exposición de automóviles nombró a su coche "Maybelline" y dijo que pasa más tiempo con el coche que con la gente. Otro participante lo sabía todo acerca de su amado aparatito- se sabía de memoria la fecha y lugar de fabricación, número de identificación del vehículo y un calendario de todos sus anteriores propietarios.

Otro propietario del vehículo contó que el día que lo compró fue un "amor a primera vista"  y que se había gastado todo el dinero que tenía para comprarse el coche e incluso le pidió prestado dinero de su padre.

Pero lo más interesante del estudio es que este tipo de posesión-amor abarcó una variedad de intereses. "No solo son autos, esto va más allá, es un fenómeno general", dijo John Lastovicka, el autor principal del estudio, que fue publicado en el Journal of Consumer Research. "Nos sorprendió encontrar gente prodigando amor por bicicletas, computadoras y armas.”

Además, este no era el amor por una marca - esto era simplemente un amor por la posesión de propiedad específica por parte del consumidor "

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada