domingo, 20 de febrero de 2011

China se corona como segunda potencia mientras EEUU busca reducir su déficit




China se coronó como segunda potencia económica mundial en una semana en la que el presidente de EEUU, Barack Obama, iniciaba la batalla del presupuesto con una propuesta que sienta las bases para ahorrar en diez años 1,1 billones de dólares.

Según las cifras conocidas esta semana, China puso fin a 40 años con Japón como segunda economía mundial, tras Estados Unidos.

El producto interior bruto (PIB) de China se aproximó a seis billones de dólares con un crecimiento económico anual del 10,3 % experimentado en 2010, en tanto que el de Japón, con una expansión del 3,9 %, se situaba en 5,4 billones.

Hay previsiones, como una del Banco Mundial, que colocan a China como primera potencia económica mundial ya al final de la presente década.

Obama presentó el lunes una propuesta de presupuesto federal de 3,73 billones de dólares que aumenta las partidas para investigación y educación, pero recorta programas muy apreciados por la Casa Blanca para reducir el déficit a medio plazo.

El presupuesto contempla un déficit fiscal de 1,64 billones para el año fiscal 2012, un máximo histórico.

Pero al mismo tiempo, la Casa Blanca calcula que sus propuestas permitirán un ahorro de 1,1 billones de dólares en diez años y que, si se cumplen sus previsiones, el déficit podrá comenzar a reducirse de manera radical a partir del año próximo, cuando se calcula que la recuperación económica ya estará generalizada.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) vaticinó el lunes una mayor pujanza de las primeras economías, sobre todo Estados Unidos, Japón y Alemania; una expansión económica más moderado de los países emergentes y una mejora en la zona del euro.

La Reserva Federal estadounidense mostraron una mayor confianza en la recuperación económica sostenible, con una expansión del 3,9 % este año corregida al alza, y afirmó que los riesgos se están disipando, aunque cunde la decepción por la situación del mercado de trabajo.

El crecimiento de la Unión Europea cerró 2010 estable, en un 1,7 %, aunque el cuarto trimestre fue más débil de lo esperado. Las cifras definitivos publicados el martes confirmaron que la locomotora germana va de nuevo a pleno vapor y Francia carbura a buen ritmo.

El peor pronóstico es para Portugal, que según sus autoridades monetarias, situaron al país prácticamente en recesión, mientras los mercados estrechaban su cerco y la presión sobre la deuda soberana reflejaba el escepticismo acerca del estado real de las finanzas públicas lusas.

En tanto, Grecia se mostraba esperanzada en recibir en marzo próximo el cuarto tramo de ayuda financiera exterior de 15.000 millones de euros por estar cumpliendo el país sus obligaciones para corregir su desfase presupuestario.

España aprobó al colocar esta semana casi 10.000 millones de euros de deuda, con un costo inferior a emisiones anteriores como aparente demostración de una mayor confianza en el país manifestada en los 212 puntos básicos en que acabó la prima de riesgo.

Las bolsas cerraron una semana de ganancias: un 1 % la neoyorquina, un 1,4 % las europeas en promedio, con Madrid al frente (2,5 %). São Paulo encabezó los avances entre las latinoamericanas con un 3,5% y casi con los mismo que Hong Kong a las asiáticas.

Con las crisis abiertas en el mundo árabe por los reclamos de democracia, el precio del barril de petróleo estuvo marcado por la volatilidad. El de la OPEP rozaba los 100 dólares y el Brent los 103 mientras el de Texas pasaba de 86 con tendencia a superar pronto los 90 dólares.

El miércoles, el Banco Mundial reveló que la crisis ha lanzado bajo el umbral de la pobreza a 44 millones de personas en todo el mundo mientras los precios de los alimentos han subido de 2009 a 2010 un 30 % en promedio, aunque en el caso del trigo se duplicaron y en el del maíz incrementaron un 73 %.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada