lunes, 11 de abril de 2011

La bacteria que nos vuelve inteligentes




El contacto con una bacteria que vive en la tierra parece mejorar el aprendizaje y reducir la ansiedad, afirma un estudio llevado a cabo con ratones.
Segúncientíficos en Estados Unidos, los animales que tuvieroncontacto con este patógeno, Mycobacterium vaccae, mostraronmejor capacidad para aprender nuevas tarea y mayores niveles deserotonina, el compuesto químico cerebral vinculado al estado deánimo.

"Es unabacteria que vive en la tierra y es probable que la gente la ingiera orespire cuando pasa algún tiempo conviviendo con la naturaleza"
Afirma la doctora Dorothy Matthews, profesora de The Sage Colleges en Troy, Nueva York, quien dirigió el estudio.


Estudios en el pasado habían mostrado que la M. vaccae, inyectada en ratones, lograba estimular el crecimiento de algunas neuronas provocando una mejora en los niveles de serotonina y una reducción de la ansiedad.
Comose sabe también que la serotonina podría tener un papelen el aprendizaje los científicos decidieron investigar si la M.vaccae podría mejorar la inteligencia.
Con ese fin, ladoctora Matthews condujo una serie de experimentos con dos grupos deratones, uno había ingerido la bacteria viva y el otro nohabía tenido contacto con el patógeno, y estudiaron lacapacidad de los animales para trasladarse por un laberinto.
"Encontramosque los ratones alimentados con M. vaccae viva navegaron por ellaberinto dos veces más rápido y con menos ansiedad quelos ratones del otro grupo."
Enun segundo experimento los científicos retiraron la bacteria dela dieta de los ratones y se volvió a estudiar su conducta en ellaberinto.
Aunque los ratones corrieron por el laberintomás lentamente que cuando habían ingerido la bacteria, enpromedio corrieron más rápido que los ratones que nohabían consumido el microbio, dicen los investigadores.
"Creemosque estos resultados son importantes porque sugieren unarelación entre los microbios y la función cerebral",
Dijo a la BBC la doctora Matthews. Además de:

"Dehecho, esto tiene sentido si pensamos en la forma como evolucionamoscomo humanos que solíamos pasar gran parte del tiempo cazando einteractuando con la naturaleza".

"Loshumanos somos un 'hotel microbiano' ya que contamos con unos 10microbios por cada célula que tenemos en nuestro cuerpo, o seacompartimos nuestro organismo con trillones de microbios",
Lainvestigadora cree que aunque el nuevo estudio fue llevado a cabo enratones, podría especularse que pasar tiempo en el exteriordonde está presente la M. vaccae podría tenertambién un impacto positivo en humanos.
Decualquier forma, expresa la investigadora, son bien conocidos losefectos positivos de pasar tiempo en contacto con la naturaleza.
"Asíque el mensaje para la gente es salga al exterior, interactúecon la tierra, porque quizás esto lo podrá beneficiar deformas que nunca se imaginó."

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada