jueves, 21 de octubre de 2010

Caminar evitaría que el cerebro se achique en la edad adulta




   
Caminar unos 10 kilómetros por semana sería algo que las personas pueden hacer para impedir que sus cerebros se encojan y así combatir la demencia, informaron investigadores de Estados Unidos.

Un estudio sobre casi 300 personas en Pittsburgh que registraron cuánto caminaban semanalmente mostró que quienes recorrían unos 9.6 kilómetros presentaban menos encogimiento cerebral relacionado con la edad que aquellos que caminaban menos.

'El tamaño del cerebro se reduce en la adultez avanzada, lo que puede causar problemas de memoria. Nuestros resultados deberían llevar a ensayos bien diseñados sobre el ejercicio físico en los adultos mayores como un enfoque alentador para prevenir la demencia y la enfermedad de Alzheimer', dijo Kirk Erickson, de la University of Pittsburgh.

El estudio de Erickson fue publicado en la revista Neurology.

CONTRA EL ALZHEIMER
La enfermedad de Alzheimer, la forma más común de demencia, elimina lentamente las células cerebrales, y las actividades como caminar han demostrado aumentar el volumen del cerebro.

Erickson y sus colegas evaluaron si las personas que caminaban mucho podrían combatir mejor la enfermedad neurodegenerativa.

El equipo estudió a 299 voluntarios que no padecían demencia y que mantuvieron registros de cuánto caminaban.

Nueve años después, los científicos realizaron controles para medir su volumen cerebral. Luego de cuatro años más, los autores evaluaron si alguien en el estudio presentaba deterioro cognitivo o demencia.

El equipo halló que las personas que caminaban aproximadamente entre 9.6 y 14.4 kilómetros por semana habían reducido a la mitad su riesgo de desarrollar problemas de memoria.

'Nuestros resultados están en línea con datos que indican que la actividad aeróbica induce una serie de cascadas celulares que podrían aumentar el volumen de materia gris', escribieron los autores.

'Si el ejercicio regular en la mitad de la vida puede mejorar la salud del cerebro y el pensamiento y la memoria más adelante en la vida, sería una razón más para hacer de la actividad regular un imperativo de salud pública para las personas de todas las edades', dijo Erickson.

Actualmente no existen fármacos que puedan alterar el avance del Alzheimer, una condición que afecta a más de 26 millones de personas en todo el mundo.
  

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada